Otra vez me llamaron de CitiBank …

La gente es molesta cuando lo refiere a uno para las compañías de tarjetas de crédito. En mi caso me molesta especialmente las llamadas de Citibank. Normalmente les explico que he tenido problemas en todos y cada uno de los servicios de su banco. Incluso en servicios que no fueron contratados por mí. Para los incrédulos, aquí está la lista.

Cuando inició la empresa era Banexpo. Nosotros teníamos cuentas corrientes corporativas con ellos. El primer problema fue cuando me cortaron los teléfonos de mi empresa porque el pago no tenía fondos suficientes. Pagué de inmediato con cheque de otro banco y fui a averiguar que había sucedido. Yo era joven y la señorita de servicios al cliente no me tomó en serio hasta que por insistencia mía verificó que yo era firma libradora de la cuenta. Ahí aceptó imprimir estados de cuenta. El problema fue que la sucursal se quedó sin sistema y no envió la información de mis depósitos sino hasta un día después. Lo que significó que casa matriz tardo otro día más en reconocer los fondos depositados. Por supuesto que no me compensaron los cargos de re-conexión de las 50 líneas telefónicas.

Seguimos con este banco porque teníamos un financiamiento de una planta eléctrica pagada en tiempo y forma. Como mi empresa iba creciendo queríamos comprar una planta eléctrica de mayor capacidad y aplicamos para un nuevo préstamo. Tardaron mucho en decirnos que no. Nosotros ya teníamos adelantado el 30% del valor del equipo al distribuidor. Arreglamos con el proveedor para hacer dos pagos, uno de inmediato y el siguiente 1 mes después de la instalación. No entiendo como un banco rechaza a un cliente que paga en tiempo y que tiene capacidad de pago. Pero a final cerramos la cuenta con Banexpo.

El siguiente problema fue que mi padre obtuvo una tarjeta de PacificCard. Mi padre pagó con un cheque, y le penalizaron por el tiempo de cambio del cheque. Fui a arreglar el asunto, así que hicieron un crédito. Pero fue luego de la fecha de corte, así que apareció un cargo por saldo pendiente. Fuí a arreglar eso de nuevo, y el ciclo se repitió. La reversión fue aplicada después de la fecha de corte. Luego de cuatro ciclos, ya el monto era absurdamente pequeño para seguir discutiendo.

Cuando estuve estudiando mi maestría el único banco en Nicaragua que tenia tarjetas de débito internacionales era el BancoUno. Cuando deje de necesitar la cuenta la cerré. Cuando pregunte por canjear mis millas acumuladas, me dijeron que eso debía hacerlo antes de cerrar la cuenta, yo no me había levantado del asiento de la agente de atención al cliente. Realmente estuve muy molesto y de nada sirvieron mis argumentos. Por qué no me dijeron si quería algún beneficio con mis millas acumuladas en el proceso de cierre?

Llegó el tiempo que compré mi casa. Obtuve un financiamiento de BAC para comprar la casa. El adelanto se lo dí al dueño para cancelar un saldo en hipoteca con BancoUno. El señor había negociado el préstamo y había una nueva escritura que el banco no inscribió. Al tratar de gestionar la libertad, la escritura de liberación coincidía con la ultima escritura, pero no con la que estaba inscrita en el registro de la propiedad. La gestión que el banco estaba haciendo no se completó y no le avisaron a su cliente. Por diligencias propias me dí cuenta que no estaba liberada la propiedad y le comuniqué al dueño. Todo esto fue una complicación que retrasó la compra de la casa. Según la escritura de promesa de venta me hubiera podido quedar con la casa. Casi me cancelan el crédito obtenido y me hacen iniciar de nuevo la gestión. Fue realmente molesto para mí y para el cliente de BancoUno.

Se imaginan lo que sucedió cuando unos agentes de CitiBank me visitaron para ofrecerme hacerme cliente corporativo de ellos? Pues me escucharon la lista completa de quejas a la fecha. Lo que realmente me sorprendió fue que pensaran que iba a permitirles demostrarme que habían mejorado. Así que les pedí que fueran honestos conmigo a nivel personal y les pregunté si ellos harían la prueba. Fue un silencio bien incómodo.

Sin embargo la cosa no termina ahí. Mi esposa tenia una tarjeta de Citi, le estaban cargando mensualmente un servicio de auxilio. Ella llamó para que se lo quitaran. Le dijeron que la gestión era personal en una sucursal de Citi. Ella llegó a la sucursal y le dijeron que era por teléfono. Así que decidió salir de esa tarjeta y le volvieron a hacer el rebote entre que en la sucursal le decían que llamara y en el teléfono le decían que fuera personalmente. Lo mismo le sucedió a mi madre con un seguro de gastos funerarios que no solicitó y tardó meses en que no se lo cargaran. Nunca retornaron los cargos aplicados sin consultar.

De regreso a mi esposa, ella dio una fianza para una compañera de trabajo. Ella cambió de trabajo. A la ex-compañera de trabajo le aumentaron el límite de crédito. Esto fue motivo de celebración, lo que llegó a oídos de mi esposa. Así que sin mediar información ni autorización incrementaron la fianza de forma unilateral. La acompañé al departamento legal con una carta diciendo que a partir de la fecha ella rescindía la fianza.

Qué sucede cuando recibo una llamada de CitiBank? Depende de mi estado de ánimo.

Hay días que descargo toda la mala vibra en la persona que me llama. Es una forma injusta de quedar en un estado de paz absoluta.

Otras veces me compadezco de la persona que me llama y le expreso mis condolencia por trabajar en una empresa tan vil y le recomiendo que en la primera oportunidad busque otro trabajo.

Luego inicié por pedir el nombre completo y el número de cédula, luego les contaba que yo tenía una demanda en contra de CitiBank por acoso y estaba reclamando indemnización por angustia emocional. Añadía que iba a anexar sus datos personales al expediente del juicio.

Últimamente he decidido decirle a persona que me llama que no me engañe, que es mentira su oferta, que me hacen perder el tiempo y no me dan ninguna tarjeta, que deseo hablar con el supervisor. Usualmente en este momento me cuelgan. Cuando llego a hablar con el supervisor le hago el cuento del juicio y le digo que me borren de su base de datos. Trata de jurarme que su banco esta trabajando en un sistema de filtrado para no volver a llamar a los clientes que no desean ser molestados. Obviamente no le creo, a un ritmo de dos llamadas por mes, me resulta improbable que vayan a arreglar algo así. Ahí cambió el tono y hago la historia sobre mi pesar por su mala suerte laboral.

Al fin y al cabo, la idea es que no pasen mis datos a CitiBank, no voy a tomar nada con ellos y por ende quien me recomienda no va a obtener beneficios de un referido con tarjeta aprobada.

4 pensamientos sobre “Otra vez me llamaron de CitiBank …”

  1. Wow, y yo que pensaba cambiarme de Banpro a Citibank… :S
    ¿No tendrá usted, amigo Fedoriano, alguna anécdota de Banpro?.
    Muy buen artículo.

Los comentarios están cerrados.